Rafael Romero, de la Isla de San Fernando (Cadiz), ciudad con una tradición guitarrera que se remonta a los siglos XVII y XVIII.

A la temprana edad de 12 años empieza a tocar la guitarra, y a los 16 años salta a los escenarios con artistas consagrados como “Curro Malena”, Sara Baras…

Pero descubre que su verdadera vocación es convertirse en guitarrero, és cuando recibe consejos de Mario Velero y más tarde de José Romero.

Su maestría le ha llevado a contar con clientes como Moraito Chico, Juan Parrilla, El Carbonero…

No repara en la selección de las mejores maderas y en cada uno de los detalles para conseguir una guitarra espectacular.